LA MARIPOSA CUMPLE UN AÑO

Divididos por cero fue, sigue siendo y será, una experiencia única y maravillosa, una pequeña oruga literaria creada en medio de un inmenso e interminable bosque. Sin embargo, cuatro años después de su creación, esa oruga, que ni sabía ni pretendía ser una mariposa, alcanzó su metamorfosis hace un año. Ese pequeño lepidóptero se llama Trilogía de los infinitos y abarca tres historias: Divididos por cero, El legado de Polaris y El infinito debe morir.

Cuando me aventuré al maravilloso y exigente arte de escribir, no entraba en mis planes crear ninguna trilogía. Solo pretendía concluir una sólida historia: quizá una con un final que invitara y animara a continuar con otra; pero, ante todo, quería una historia con un principio y un final definidos. Bastante más tarde, cuando acabé Divididos por cero, tampoco estaba seguro de poder afrontar con ciertas garantías la titánica tarea. Por eso, simplemente, dejé que las ideas y la ilusión me invadieran y, cuando me sentí preparado, bajo los mismos axiomas sobre los que había construido la primera novela, me lancé a por El Legado de Polaris. Una vez concluida, aunque me sintiera más cerca de esa tercera meta no programada, y quizá también más capaz de alcanzarla, repetí la fórmula que me había permitido progresar etapa a etapa anteriormente: descanso acompañado de mareas de ideas e ilusión… y silencio prudente.

Por supuesto, las alargadas, viejas y conocidas sombras de mi propia y ajena exigencia, respecto a variables como la historia, la documentación, la narrativa y los personajes, nunca dejaron de acompañarme a lo largo de todo el proceso creativo. Pero tampoco me abandonaron ni el goce de la génesis y la regénesis, ni el disfrute de vivirlas en paralelo a su desarrollo.

Hoy, gracias a vuestra maravillosa acogida,lectores, la Trilogía de los Infinitos sigue siendo una realidad que os espera para llevaros a un universo único de intriga y ciencia ficción, de emociones y de sentimientos encontrados, de humanidad e inhumanidad…

Muchísimas gracias a mi familia y amigos por vuestro incondicional apoyo, a todos los lectores de la trilogía, y muy especialmente a los que me animasteis a proseguir revelando nuevas partes del universo de Divididos por cero aún por descubrir, aunque fuera por el complejo sendero de la autoedición.

Muchísimas gracias también a la estupenda asociación de Escritores en su Tinta, a la cual pertenezco, y gracias a la que podré compartir, junto a las obras de mis geniales compañeros y compañeras, la Trilogía de los Infinitos en formato papel, totalmente creada y editada por mí (diseño gráfico de sus cubiertas e interiores incluido).

Finalmente, solo me resta por decir que la Trilogía de los Infinitos regresará a donde vio su primera luz y estará en la 5ª Feria de Autores del Centro Comercial El Ajub de Elche, del 28 de septiembre al 6 de octubre.

Un fuerte abrazo, amigos lectores.

Anuncios

EL BRILLO DE LA ESPADA

Queridos lectores, de nuevo, es un placer subir al blog y compartir con vosotros una de mis últimas creaciones: la poesía  “El brillo de la espada”, incluida en mi más reciente novela “El infinito debe morir”.

Sin desvelar nada que pueda romper la magia que hallé y convertí en palabras, os puedo comentar que la escritura de esta poesía responde a muchos sentimientos maravillosos, toda vez que encontrados y albergados en mi interior durante varias décadas.

Al igual que he comentado para el relato “La máquina del tiempo”… qué mejor momento para compartirlo que hoy, víspera del recital de relatos cortos y poesía incluido dentro del anteriormente mencionado evento del Día del Libro 2018 en Elche.

Sin más preámbulos, os dejo con ella.

Un abrazo, lectores.

 

-EL BRILLO DE LA ESPADA-

 

Susurros imposibles latiendo emociones

La bruma flota sobre la ansiedad del mar

Gris al viento, luna llena al descubierto y marea lenta

Primavera suave cayendo en la orilla

Miradas cruzadas

Miradas infinitas y encendidas

El agua ligera mitiga el deseo de la esclava anclada

Es una lejana cruz eternamente olvidada en la orilla

Es una cercana espada medio soterrada entre piedras

A veces, es una esperanzada ardiente y desafiante

A veces, es una amante medio sumergida

Dichosa la eterna luna, reza la espada

Dichosa su devota marea, reza el mar

Dichoso el mar y dichosa la espada, rezan ambos

De día o de noche, solo importa amar

Vidas curtidas en la soledad y en la lucha

Vidas valientes e incansables

Siempre seguras de su nostalgia

Siempre seguras de alcanzarse a besar

Siempre el mar y siempre la espada

LA MAQUINA DEL TIEMPO

Queridos lectores, es un placer poder, por fin, subir al blog y compartir con vosotros mi último relato corto: “La máquina del tiempo”.

Y qué mejor momento para hacerlo que en la víspera del recital de relatos cortos incluido dentro del evento del Día del Libro, organizado por el Ayto. de Elche en colaboración con la Asociación Escritores en su Tinta, y que se llevará a cabo durante la mañana del próximo sábado 21 de abril en La Glorieta de Elche (de 11.00 horas a 11.30 horas, aproximadamente).

Sin más preámbulos, os dejo con la atrevida y alocada fantasía de sus palabras… y con el mensaje que encierran.

Un abrazo, lectores.

 

La Máquina del Tiempo

La resignación, eternamente la resignación: siempre la misma ventana, esa que permitía a los fotones solares iluminar cada día mi habitación y que me decía que había todo un universo en movimiento detrás de su cristal; siempre la puerta que me recordaba, al abrirla, que el universo a mi alcance se limitaba cada vez más a una lucha, a veces titánica y a veces exigua, en la que los triunfos y las derrotas para llegar al final de la jornada, rodeado de más villanía que de lealtad, se sucedían sin descanso.

La bendición de sobrevivir a cada jornada, de regresar al hogar con la armadura más vieja y desgastada, primero en la selva laboral y luego en la frenética e imprudente jungla de asfalto, tan vivo como muerto, era insuficiente… Era suficiente para desear un cambio.

Me sentía prisionero de mis dos enfermedades. Quizá ninguna fuera tan terrible como para desear que La Parca extinguiera algunos suplicios, aunque ambas eran tan recurrentes como para reclamar la ayuda de Morfeo en muchas ocasiones.

A medida que los años de convivencia con ambas taras seguían sumándose desde sus fatídicos epicentros temporales, conforme a una cronicidad a veces más tolerada que asumida, el único anhelo que aún conseguía acelerar mi ansiedad transitoria era el deseo de revivir mi pasado… y de cambiarlo.

—¿Y si fuera posible viajar en el tiempo, Alicia?—, le pregunté ilusionado.

—Déjame enseñarte el mundo en mis ojos—, me respondió tomando mi mano.

—Yo no debería estar aquí: no te conozco de nada, Alicia.

—Pues explícame porque me llamas por mi nombre, Lanzarote.

—¿Esto es real, Alicia?

—Tanto como la dimensión en la que está sucediendo. Si quieres más respuestas debes mirar en mis ojos.

—Te siento, Alicia.

—Disfruta del silencio.

—Pero si no has dejado que la música cese desde que apareciste ante mí.

—¿Acaso no te gustan estas canciones?

—Por supuesto que sí. Pero, ¿cómo consigues que sus fragmentos resuenen en mi mente con sólo mencionar sus títulos? ¿Son tus ojos los que me llevan a tantos lugares? ¿Son ellos los que detienen el tiempo cada vez?

—No soy yo sola. Juntos somos invencibles. ¿Aún no te has dado cuenta? Estoy esperando a un héroe. El héroe de leyenda que debe encontrar a su rapsodia bohemia, a su musa.

—¿Quién eres realmente, Alicia? ¿Un genio sin lámpara? ¿Quizá eres una inteligencia artificial? ¿O quizá seas una débil fantasía? ¿Puede ser todo una mentira bien adornada? ¿Por qué no puedo sacarte de mi cabeza? ¿Cómo sabes tanto de mí?

—¿Y por qué no puedo ser tú, Lanzarote? Por si no te has dado cuenta, el tiempo está corriendo fuera de aquí. Puedo sentirlo en el aire de la noche. Por cierto, no puedo estar satisfecha mientras el latido de tu corazón no me conduzca a algún lugar que sólo tú y yo conocemos.

—No te entiendo, Alicia. Tampoco sé por qué no dejas de hacer que mi mente recuerde fugazmente tantas canciones, cada vez que mencionas sus títulos o algunos fragmentos de sus letras.

—La vida consiste en sentirse bien; el máximo tiempo posible. Hay millones de seres como tú que pocas veces consiguen sentirse bien al cabo de un día, y de otro, y otro… Pero todavía es peor para los que rara vez lo han conseguido desde un momento concreto de sus vidas, a veces muy prematuro. Se me ocurren muchas razones que lo podrían explicar: desde enfermedades de diferente índole, crueldad y tratamiento, hasta una amplia gama de traumas, penurias y vejaciones que, de un modo u otro, han sido infligidos por sus semejantes; y no se trata sólo de los seres que lo han cometido, sino de los que lo han permitido directa o indirectamente, acomodados en un sistema socioeconómico y en una vida que alberga la autocomplacencia, la cobardía, la incompetencia, la mediocridad… ¿Hace falta que siga? ¿De verdad quieres ser uno más, o prefieres ser diferente? Parece que el miedo ha conquistado tus ojos…

—Resistirse no sirve para nada, Alicia. No hay elegidos salvadores. Nadie puede cambiar nada en solitario.

—Por supuesto que no, aunque siempre habrá líderes de sus propias vidas, Lanzarote; o al menos, de alguna parte de ellas.

—Tienes razón. Tomar la decisión de ser diferente respecto a algo programado o preestablecido debería ser tan lícito como posible. ¿A quién le importa?

—No olvides que en tu mente nadie puede pararte: sé luchador sin abandonar la humildad y el respeto, sé solidario sin ser el estandarte de la abnegación, sé empático sin dejar que su exceso te consuma, diviértete como si no hubiera mañana, pero hazlo sin abandonar tu consideración hacia tu entorno; y, si puedes, comparte tus mejores y peores momentos con quien realmente te importa. Además, ¿quién ha hablado de levantamiento ni de rebelión todavía?

—No quiero cambiar lo imposible, quiero cambiar mi mundo desde mi pasado. ¿Y si fuera…?

—Lanzarote, debes saber que, igual que nadie te querrá bien si tú no haces lo propio contigo primero, para viajar en el tiempo debes cumplir dos condiciones: quererlo tal y cómo es, y conocerte tal y como eres.

—Estoy preparado para cambiar el pasado, Alicia. Quiero hacerlo.

—Te equivocas, Lanzarote. Lo que realmente quieres es cambiar el futuro y eso siempre empieza por viajar al pasado.

—Dime cómo puedo viajar hacia el pasado, Alicia. ¿Acaso la máquina del tiempo está en tus preciosos ojos de miel en los que sigo perdido desde que apareciste ante mí? ¿O quizá está en las rojizas llamas de tu cabello? ¡En algún lugar de ti debe de estar!

—Sabes la respuesta, aunque no quieras aceptarla. Yo soy tú y tú eres yo. Mis ojos son los tuyos. Mi música es tu vida. Mi mente es la tuya en el Reino de Morfeo: es lo que nos mantiene unidos. Quizá estemos en el tiempo equivocado, quizá pudiste hacer algo para evitar tus enfermedades presentes, pero da igual porque la vida es actitud y porque siempre que despiertes, tú tendrás dentro de ti tu anhelada máquina del tiempo: tus recuerdos… y tu música. Ellos te permitirán cumplir tu deseo de viajar hacia tu pasado, tantas veces como necesites, tantas como quieras. Una vez en él, no olvides llenar tu espíritu de todo lo bueno que hubieras vivido, sin dejar de haber aprendido de todo lo malo. A veces, aunque quizás sea tan solo durante una décima de segundo, necesitarás del recuerdo de ambas partes para seguir consiguiendo el futuro que quieres desde tu presente. Obtén energías de cualquier cosa que te haga feliz, tanto de tu pasado como de tu presente; no las infravalores por muy insignificantes que te parezcan. Pero, sobre todo, no dejes nunca de luchar por tu felicidad. Esto es una escuela de calor. No lo olvides nunca. ¡Cambios, Lanzarote, cambios! ¡Inventa, intenta, crea! ¡Sufre y disfruta del presente!

—Alicia…

—¡Vamos, ten fé! ¡Dí, dí, dí! ¡Dímelo, Lanzarote!

—Si yo soy la máquina del tiempo, tú eres mi fábrica de sueños. Cuando esté despierto y lo necesite viajaré por el pasado; pero, mientras no lo esté, quiero que viajemos siempre juntos… con música.

—Nuestra será esta nueva sensación, Lanzarote. Nuestra será la aventura en una vida, nuestra lucha de gigantes, nuestro rompeolas.

—Te echaré de menos cuando no esté en el Reino de Morfeo.

—Entonces, te enseñaré a soñar despierto. Nunca habrá despedida.

—Llévame muy lejos, Alicia.

—¿Llevas las semillas del amor contigo?

—Siempre. Algo tan hermoso no puede quemar.

—Entonces grita conmigo: ¡Es ahora o nunca!

—¡No puedo parar lo que hemos empezado, Alicia! ¡Mira como floto, mira como vuelo!

—¡Es pura musicología, Lanzarote!

—¡Es ahora o nunca, Alicia!

 

 

 

Entrevistado en Radio Marca TeleElx

Si el pasado mes de octubre ha sido, en términos de difusión literaria, apasionante, su sucesor, noviembre, parece que no quiere ser menos. Es por ello que es un placer compartir aquí, a través del siguiente enlace a YouTube, la entrevista que Carlos Sempere me realizó para Radio Marca TeleElx la mañana del pasado jueves 2 de noviembre. Fue una experiencia maravillosa y desde estas líneas extiendo toda mi gratitud, tanto a entrevistador y medio de comunicación, como a mis compañeros de la asociación Escritores en su tinta. Sin más preámbulos, os dejo con el enlace al vídeo de la entrevista.

Trilogía de los infinitos – Entrevista al autor.

 

 

Y LA MARIPOSA VOLÓ MARAVILLADA…

Hoy se cumple una semana desde que concluyó la 4ª Feria de Autores del Centro Comercial El Aljub de Elche. Los recuerdos de lo vivido y compartido allí, tanto con compañeros de la Asociación Escritores en su Tinta como con el público y los lectores, siguen y seguirán grabados a fuego en mí: lo sé porque, lejos de almacenarse solo en mi mente, se alojaron también en mi corazón.

Estas líneas son para expresar mi eterno agradecimiento a todos ellos, sin olvidarme, por supuesto, de añadir a mi familia y mis amigos, y también a nuestros mecenas (presentes en la imagen adjunta del cartel de la feria sita al final de esta entrada) y a nuestro estupendo fotógrafo (Carlos Muñoz). Además, estas líneas son también para señalar que nada de lo maravilloso que nos sucedió a todos los autores , a lo largo de toda la feria, hubiera sido posible sin nuestra unión como equipo: sois muy grandes, compañeros.

Indudablemente, fui el primer sorprendido cuando, sobre las ocho de la tarde del día 8 de octubre (el último día de la feria), se agotaron todos los ejemplares de La Trilogía de los Infinitos. Era algo inédito, me dijeron; era algo inesperado y no pretendido, algo maravilloso, les dije.

En mi deseo queda que todos los lectores que nos arroparon con su apoyo e interés disfruten de su merecido viaje literario: que la lectura de nuestras palabras, de nuestras inquietudes, de nuestras fantasías y, en suma, de nuestras obras, les insufle emociones y energías inagotables.

Muchísimas gracias, lectores, por concederme el placer de compartir mis novelas con vosotros; por permitirme observar cómo mi mariposa literaria ya vuela maravillada.

Un inmenso abrazo, lectores.

_DSC7751wp-image--1489687207cropped-dsc1738.jpg

CARTEL (2)

LA ORUGA YA ES MARIPOSA

Divididos por cero fue, sigue siendo y será, una experiencia única y maravillosa, una pequeña oruga literaria creada en medio de un inmenso e interminable bosque. Sin embargo, tres años después de su creación, esa oruga, que ni sabía ni pretendía ser una mariposa, ha acabado por alcanzar su metamorfosis. Ese pequeño lepidóptero se llama Trilogía de los infinitos y abarca tres historias: Divididos por cero, El legado de Polaris y El infinito debe morir.

Cuando me aventuré al maravilloso y exigente arte de escribir, no entraba en mis planes crear ninguna trilogía. Solo pretendía concluir una sólida historia: quizá una con un final que invitara y animara a continuar con otra; pero, ante todo, quería una historia con un principio y un final definidos. Bastante más tarde, cuando acabé Divididos por cero, tampoco estaba seguro de poder afrontar con ciertas garantías la titánica tarea. Por eso, simplemente, dejé que las ideas y la ilusión me invadieran y, cuando me sentí preparado, bajo los mismos axiomas sobre los que había construido la primera novela, me lancé a por El Legado de Polaris. Una vez concluida, aunque me sintiera más cerca de esa tercera meta no programada, y quizá también más capaz de alcanzarla, repetí la fórmula que me había permitido progresar etapa a etapa anteriormente:  descanso acompañado de mareas de ideas e ilusión… y silencio prudente.

Por supuesto, las alargadas, viejas y conocidas sombras de mi propia y ajena exigencia, respecto a variables como la historia, la documentación, la narrativa y los personajes, nunca dejaron de acompañarme a lo largo de todo el proceso creativo. Pero tampoco me abandonaron ni el goce de la génesis y la regénesis, ni el disfrute de vivirlas en paralelo a su desarrollo.

Ahora, por fin, el silencio creativo ha concluido: la oruga ya es mariposa, la Trilogía de los infinitos es una realidad que os espera para llevaros a un universo único de intriga y ciencia ficción, de emociones y de sentimientos encontrados, de humanidad e inhumanidad…

Muchísimas gracias a mi familia y amigos por vuestro incondicional apoyo, a todos los lectores de Divididos por cero, y muy especialmente a los que me animasteis a proseguir revelando nuevas partes de ese universo aún por descubrir, aunque fuera por el complejo sendero de la autoedición.

Muchísimas gracias también a la estupenda asociación de Escritores en su Tinta, a la cual pertenezco, y gracias a la que podré compartir, junto a las obras de mis geniales compañeros y compañeras, la Trilogía de los infinitos en formato papel, totalmente creada y editada por mí (diseño gráfico de sus cubiertas e interiores incluido).

Finalmente, solo me resta por decir que la Trilogía de los infinitos verá la luz en la 4ª Feria de Autores del Centro Comercial El Ajub de Elche, del 29 de septiembre al 8 de octubre.

Un fuerte abrazo, amigos lectores.

 

 

VENTANA A LA VIDA… Y A ONDA CERO RADIO

Si hace casi un mes me sentía muy feliz por compartir con todos vosotros un relato corto titulado “Ventana a la vida”, la noticia que hoy comparto aún me hace más afortunado.

Mañana domingo 2 de agosto, entre las 22:30h y las 23:00h, Onda Cero en su programa “Todo por delante” va a emitir el relato leído por mí, acompañado de una pieza musical (según me han informado, el relato se emitirá sobre las 22:45 horas, justo antes de terminar el programa).

Se podrá escuchar desde cualquier emisora de Onda Cero en toda españa (por ejemplo, en Elche es vía dial 102.0 fm), a través de la página web de la emisora, o por medio del tdt o app de Onda Cero. Luego, será compartido vía podcast en facebook, en la página de Escritores en su tinta.

Muchísimas gracias a José Martínez y a Maite Vilaseca (ambos profesionales de Onda Cero Elche) por concederme esta maravillosa oportunidad.

Espero que os guste.

image